Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Pellegrini, el ‘heredero natural’ de Totti y De Rossi

25

Serie A Ejemplo de lealtad, el ‘trequartista’ está completando una gran temporada con Paulo Fonseca

Lorenzo Pellegrini celebra el gol logrado contra la Fiorentina.
Lorenzo Pellegrini celebra el gol logrado contra la Fiorentina.
EFE

Roma no paga traidores. Lorenzo Pellegrini (Roma, 1996) tiene claro este axioma. Su cláusula de rescisión (30 millones) le convierte en uno de los jugadores más apetecibles de la Serie A, pero su fidelidad a la ‘loba’ le llevó a rechazar a Inter y Tottenham el pasado verano.

No es de extrañar, por tanto, que los ‘tifosi giallorossi’ le vean como el heredero natural de Totti y De Rossi. “Es un honor que mi carrera se compare con la de Francesco y Daniele. Me gustaría permanecer siempre en la Roma -su contrato acaba en 2022-, pero ese deseo debe coincidir con la voluntad del club. Algunos dicen que ganar un ‘Scudetto’ aquí es como ganar 10 ‘Scudetti’ en otro lugar, pero yo quiero ganar diez que valgan diez”, aseguró el ’10’ de la Roma en una entrevista con ‘La Gazzetta dello Sport’.

Una cosa está clara. Hay una Roma con Pellegrini y otra, mucho peor, sin él. Con el ‘7’ sobre el campo -heredó el dorsal de Bruno Conti- gana el 58,8% de los partidos y promedia 1,88 goles a favor y 0,94 en contra. Sin Pellegrini, en cambio, sólo vence el 33,3% de los encuentros, marca menos goles (1,77) y encaja más (1,22).

Su importancia crece, aún más, tras la lesión de Zaniolo, al que dedicó los dos goles -uno de penalti- que sirvieron para derrotar al Parma (0-2) y sellar el pase a cuartos de ‘Coppa’: “Es como un hermano pequeño. Espero que vuelva pronto -se ha roto el cruzado- porque le necesitamos”.

El doblete de Pellegrini contra el Parma fue, curiosamente, el primero que logra con la Roma y reivindicó su importancia -jugando más centrado y con más libertad- en el esquema de Paulo Fonseca. Ya ha igualado, de hecho, los tres goles que logró en sus dos últimas temporadas con la Roma.

Lo suyo, en cualquier caso, son las asistencias. ‘El Magnífico’, como le apodan, ha repartido ya nueve asistencias, siete en Liga. Sólo el español Luis Alberto (11) supera a este admirador de “Pogba, Modric, Ronaldinho” y, por supuesto, Totti en cuanto a pases de gol en la Serie A.

“Esperaba este rendimiento. El que conoce a Lorenzo sabe que es un grandísimo jugador. A la hora de tomar la última decisión es ‘súper’. Tiene mucha calidad y es inteligente. Sabe buscar los espacios justos con el ‘timing’ exacto y escoger la decisión adecuada… a pesar de su corta edad”, asegura Paulo Fonseca.

“Algún día será tuyo”, le prometió Totti refiriéndose al brazalete de capitán. Va camino de ello. “Ser romano en Roma es una responsabilidad importante. Ser capitán significa transmitir los valores de Roma. Ahora está Florenzi y nadie podría hacerlo mejor que él”, asegura.

Pellegrini no nació ‘trequartista’ ni interior. Entró en la cantera de la Roma con 9 años y comenzó como delantero. “Tenía 13 años y era alto y grande, que era los que importaba. Luego otros crecieron y pasé por momentos difíciles. Me costó trabajo encontrar mi sitio. Estaba triste, pero no me desanimé. Trabajé mucho para intentar mejorar”, reconoce.

Fue Mirko Manfrè el primero que le trasladó a mediocampo… pero lo que de verdad le marcaron fueron los consejos de Vincenzo Montella siendo juvenil: “Él y su segundo, Russo, me dieron los consejos tácticos más valiosos que he recibido”.

A las órdenes de Montella, precisamente, sufrió una arritmia cardiaca que le apartó del fútbol una larga temporada. “Fue consecuencia de una mononucleosis que me produjo anomalías temporales que mi corazón compensó acelerando los latidos. Cualquier pequeño esfuerzo me producía un cansancio terrible. Me dijeron que debía estar parado seis meses, pero aprendí a reconocer las arritmias y conseguí volver en cuatro”, recuerda.

Rudi García le dio la alternativa con la Roma 18 años y 9 meses el 22 de marzo de 2015 en un triunfo sobre el Cesena (0-1). Pellegrini, sin embargo, se vio ‘obligado’ a marcharse al Sassuolo en 2015 para ganar experiencia y minutos. En el Mapei Stadium encontró otro técnico crucial a su carrera: Di Francesco. Los 11 goles y ocho asistencias que registró en 54 encuentros provocó que Di Francesco ‘ordenara’ pagar los 10 millones de su cláusula de recompra nada más ser nombrado entrenador de la Roma.

Fuente: Marca https://www.marca.com/futbol/liga-italiana/2020/01/17/5e21e1fbca4741e80c8b456e.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: