Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Discapacidad no los frena: Con arte brillan en los escenarios y rompen barreras

0

Hace 13 años su mundo comenzó a tornarse oscuro a causa de una queratitis, enfermedad que provoca la pérdida de visión progresivamente. Hoy tiene el 80 % de discapacidad visual y el 100 % de amor por el baile y la vida. Se trata de Miguel Alvarado, miembro fundador del grupo Nayaraq.

“Yo no más escucho la música y ya como que todo el cuerpo se me comienza a mover solito, hasta la sangre creo que se me mueve. A mí me encanta definitivamente”, dice con júbilo Alvarado, de 56 años.

Cuenta que la agrupación nació en una conversación con otras personas no videntes, en la que cada uno sacó a relucir sus gustos artísticos, todos coincidieron con el baile. Fue entonces cuando Alvarado los motivó para armar un grupo que tiempo después llevaría un nombre que en kichwa significa ‘el que tiene deseos’.

Sus acercamientos con grupos de folclore lo llevaron a asumir por tres años roles de director y coreógrafo, ayudado del tacto marcó cada una de las posiciones para sus compañeros. Explica que las parejas de bailes están conformadas por una persona completamente ciega y con otra de baja visión. «De esa manera el ciego no queda completamente desorientado», subraya.

Es así como Nayaraq ha llevado por diferentes escenarios del país presentaciones al ritmo del folclore, la cumbia, bachata, música de los 80, boleros y hasta chacarera argentina. Actualmente son ocho personas que lo integran. Indica que próximamente abrirá unas audiciones para recibir a nuevos bailarines.

Nosotros tenemos que dar el primer paso, no esperar a que otros lo den, porque si uno no arriesga, nunca sabrá si podrá llegar o no a hacerlo. Una discapacidad no es una limitante”. Miguel Alvarado, bailarín de Nayaraq

En cambio, desde hace doce años los oídos de los guayaquileños se regocijan con cada una de las participaciones de los 18 artistas del coro del centro municipal Cuatro de Enero, conformado por personas con discapacidad visual. Su director, Ian Moncayo, –acostumbrado a emplear las manos– confiesa que para conducir la agrupación encontró un código particular. “Nosotros fuimos creando un lenguaje en común, simplemente fue comunicación, de repente yo necesitaba ciertas notas y hacía ciertos sonidos y ellos ya lo entendían y ahora hay una cantidad de señas auditivas”.

“(…) Considero a este grupo como un formador de espíritu”, expresa sobre “sus chicos” que ya han recorrido países como México y Perú; y han compartido escenario con cantantes como Jorge Luis del Hierro, Daniel Beta y Nikki Mackliff.

Si hay alguien que ganó aquí, soy yo. Más que un reto, ellos me dieron a mí una formación humana (…) considero a este grupo como un formador de espíritu” Ian Moncayo, director de coro Notas de luz

Uno de esos seres que lo llenan de luz –al ritmo del acordeón– es Oswaldo Quito, integrante del coro hace once años. Con 25 años toca la guitarra, ukelele, piano y acordeón. “Es el arte de expresar y romper barreras”, dice el no vidente, quien reconoce a Lamparilla y Julio Jaramillo como sus favoritos musicales.

En tanto, por el lado de las artes plásticas, unas manos se mueven con total destreza para turnarse entre la lengua de señas y la pintura. Wilson Suárez, de 35 años, reemplaza el silencio por loros, gallinas, paisajes, y retratos que deja plasmados sobre lienzo o lona.

Wilson Suárez pinta sobre lona y lienzo. Un arte que lo aprendió por cuenta propia.

“Me siento muy contento al dibujar, es mi pasión, lo haré hasta la muerte”, asegura el pintor no oyente. Ha realizado más de 60 cuadros, que han sido expuestos en el Museo Nahim Isaías, Universidad de las Artes y Espol. En la actualidad cuenta con 26 cuadros que descansan en su casa, en espera de un comprador (sus valores van desde los $70 a $350). Los interesados en comprar alguna de sus pinturas pueden hacerlo contactándolo por sus redes sociales @pintorwilsons (Instagram) o Wilson Suarez Brito (Facebook).

Por otro lado, hay quienes mediante proyectos buscan la inclusión social para personas con discapacidad. El actor Mario Suárez decidió trabajar su proyecto de tesis con 40 jóvenes del Centro de Entrenamiento Vocacional (CEVE) de Fasinarm, una iniciativa que dio como resultado ¿Quién es?, una obra de teatro que se ha presentado en festivales y centros educativos de la ciudad.

Cuenta que el proyecto lo inició en agosto del 2018. “El primer problema fue el darle respuestas a la gente porque de pronto sentían miedo a que salgan a escena y la gente se burle”, recuerda Suárez, quien está a esperas de respuestas por parte de la Universidad de las Artes y CEVE para lograr un entrenamiento avanzado para los jóvenes “para empezar a pensar en el arte desde una manera más seria para ellos”.

Más allá de una presentación es que se puedan hacer lazos con universidades para empezar pensar en el arte desde una manera poco más seria para los chicos” Mario Suárez, actor.

Cifras

Según datos del Conadis (actualizados hasta diciembre de 2019) en Ecuador hay 477,958 personas con discapacidad registrados, de las cuales 562 son artistas o gestores culturales.

Inspiraciones internacionales

Lauren Ridloff
Es conocida por su papel como Connie en The Walking Dead. Es sorda de nacimiento y este año actuará en el filme The Eternals para interpretar a Makkari.

Andrea Bocelli
Tenor, músico, escritor y productor musical. Ha grabado diez óperas completas. Bocelli nació con glaucoma congénito y perdió la visión por completo a los 12 años.

Jamie Brewer
Es una actriz estadounidense con síndrome de Down. En 2011 hizo su debut en televisión con American Horror Story: Murder House, donde dio vida a Addie. (I)

Fuente: EL UNIVERSO https://www.eluniverso.com/entretenimiento/2020/01/05/nota/7676073/brillan-escenarios-rompen-barreras-arte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.