Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El chico de 14 años que ha movilizado un pueblo entero para arreglar su ermita

16

18/12/2019 05:00

Al entrar en la pedanía de Valcabado del Páramo, en León, lo primero que recibe la visita de los turistas es un edificio en obras. Es el futuro centro de promoción turística del artesonado de la ermita del pueblo, que data del XVI pero que, paradójicamente, se cae a pedazos. A pesar de que el pueblo lleva cuatro años llamando a todas las puertas para que financien la restauración, no han conseguido que nadie ponga un euro para conservarlo.

Todo empezó hace cuatro años, cuando David, con tan solo 14 años, inició una campaña para restaurar lo único de valor del lugar de sus abuelos: “Siempre me ha gustado mucho que mis vecinos y mi abuela me contaran cosas del pueblo, y una vez me hablaron de la historia del artesonado. Yo iba a misa alguna vez, como todo el mundo, y me daba pena cómo se estaba estropeando”.

Ni la diócesis, ni la diputación ni la Junta han aportado dinero hasta el momento para restaurarlo

Se le ocurrió entonces escribir una carta a ‘El diario de León‘ pidiendo alguna ayuda a las instituciones para restaurarlo, sin éxito. “La diócesis nos dijo que arreglarlo costaría el 70% de su presupuesto para todo el obispado. Entendemos que no somos su única prioridad”, explica Roberto Carro, secretario de la Junta Vecinal del pueblo y la otra persona que, junto a David, lidera la campaña para conseguir fondos.

Tanto la diputación de león como la Junta les dijeron que pagarían la restauración, pero que el pueblo debía aportar “algo” de dinero. Fue entonces cuando sus 350 vecinos se movilizaron y desde entonces han organizado carreras populares, obras de teatro y hasta un disco de música folk para conseguir dinero. “Hasta mis amigos a raíz de esto se lo toman como algo suyo”, cuenta David, que ahora tiene 19 años y estudia Ingeniería espacial.

Así, llegaron a juntar unos 2.600 euros que destinaron en dar un salto más grande: montar una campaña de ‘crowdfunding‘ y conseguir mecenas que financiasen la conservación de la insignia de su pueblo. “Un día leímos una noticia precisamente en El Confidencial sobre Quintanilla de Riofresno, que con la ayuda de la asociación Hispania Nostra había conseguido financiar la restauración de su retablo y nos pusimos en contacto con ellos”.

[embedded content]

En dos semanas han conseguido 8.000 euros de 86 mecenas, aunque no saben cuánto tienen que conseguir exactamente. “Nos hemos planteado 20.000 euros como mínimo y esperamos que luego la Junta y la diputación pongan ellos el resto, como nos han dicho”, explica Carro. “Es contradictorio, porque para el centro de promoción dieron la subvención a fondo perdido, y para esto no. Y ahora además tenemos necesariamente que conservarlo porque no vamos a tener un centro sobre algo que no existe”.

Según los restauradores a los que han pedido presupuesto, arreglar esta pieza de arte mudéjar les podría costar unos 98.000 euros. Se trata de un ejemplar artesanal de 22 por seis metros de tamaño decorado con rosetones florales que inundan todo el techo de la parroquia. Desde su creación, nunca ha sido intervenido, por lo que acumula humedades, zonas comidas por las termitas, problemas estructurales y paños de madera que se han caído con el tiempo.

Partes del artesonado a restaurar.Partes del artesonado a restaurar.
Partes del artesonado a restaurar.

El inicio de una ruta de la plata

Al margen de su artesonado, Valcabado del Páramo, en León, no posee grandes atractivos. Situada al sur de la provincia, no tiene fiestas que atraigan a turistas ni casas pintorescas que desvíen el camino de los viajeros. “Yo entraba al resto de iglesias y no veía lo que tenía la mía. Siempre tienen vírgenes o retablos, pero no una pieza como esta, y me parecía muy original”, explica David. “Costó muchísimo sudor a nuestros antepasados, una generación entera vivió y trabajó por y para construirlo, para sufragar su coste, para conseguir tener un lugar digno donde crear comunidad, donde todo el pueblo se juntara a llorar por sus muertos, a celebrar un nuevo matrimonio o un pequeño miembro más de su gran familia…”.

No me gustaría que nuestros descendientes nos recordaran como la generación que dejó caer su iglesia

La pedanía no sufre la despoblación de otras zonas como Soria o Teruel porque su número de vecinos apenas ha variado en los últimos diez años. Además, se ha revitalizado en parte gracias a la introducción del regadío de remolacha, que está generando más ingresos y trabajo a la zona que el secano que había tradicionalmente. Sin embargo, Valcabado está a un niño de perder el derecho a tener su propia escuela (actualmente viven 12 en el pueblo), y ven este proyecto como un revulsivo a lo que saben que tarde o temprano les va a llegar. “Un artesonado no lo va a conseguir de la noche a la mañana, pero con el tiempo sí puede atraer a la gente. Es una manera de dinamizar la zona y que se genere actividad, no solo aquí, también en pueblos cercanos”, explica Carro. “La salvación de nuestro pueblo y de lo que ahora se ha hecho llamar ‘España Vaciada’ pasa por la creación de comunidad, la cultura y la conservación de nuestro patrimonio tanto material como inmaterial”, comparte también David.

Detalle de uno de los desperfectos.Detalle de uno de los desperfectos.
Detalle de uno de los desperfectos.

La bóveda de Valcabado tiene en vilo no solo a sus vecinos, sino a otros ocho pueblos del entorno. El motivo es que para promocionar la recogida de fondos, se les ha ocurrido (también) organizar una “vía de la plata” junto con el resto de pueblos de la zona que también cuentan con artesonados mudéjares de los siglos XV, XVI y XVII, como La Bañeza, Santa Colomba de la Vega o San Félix de la Vega. La mayoría está restaurados, a la espera del de Valcabado.

Pero la promoción que les está sirviendo para recuperar su joya de la corona también les ha pasado factura. Sus apariciones en la prensa local advirtieron a unos ladrones de otras piezas de valor que custodiaba la parroquia, como dos vírgenes, un bajorrelieve renacentista y dos figuras de santos que custodiaban sendas columnas. Todo desapreció en una noche, menos el artesonado.

Además, este pueblo ya perdió también un ‘monasterio de repoblación’ del siglo X que estaba habitado por monjes y monjas y que tenía el cometido de fijar población. Fue la primera construcción de la pedanía, pero el obispado no veía bien estas iniciativas por la convivencia de ambos géneros y acabaron desapareciendo. “Se pierde lo que se olvida, por eso no nos puede pasar lo mismo”, reflexiona Carro. “No me gustaría que nuestros descendientes nos recordaran como la generación que dejó caer su iglesia”, añade David. “Porque nadie duda que nuestro artesonado representa un periodo de la historia de España, de León, de nuestra comarca y de mi pueblo, pero también representa a todos mis paisanos, a los que se han ido, a los que estamos y a los que vendrán”.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/espana/2019-12-18/artesonado-leon-iglesia-restauracion-crowdfunding_2380999/

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: