Ultimate magazine theme for WordPress.

Jean-Jacques Rousseau se imaginó los gobiernos y la sociedad del futuro

35

El número 16 de nuestra serie está dedicado a un filósofo que aportó ideas fundamentales a la Revolución francesa, pues introdujo nociones innovadoras acerca de la política. 

El novelista, filósofo moral, politólogo, pedagogo, botánico, naturalista y músico Jean-Jacques Rousseau nació el 28 de junio de 1712 en Ginebra (Suiza) y falleció en Ermenonville (Francia) el 2 de julio de 1778. 

Fue un indignado a la manera contemporánea contra las desigualdades. Su obra Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres, un escrito para la Enciclopedia de Diderot, examina qué representa en el ser humano lo que hay de natural y cuánto le ha significado lo que conocemos como civilización. Rousseau pone en la balanza estos dos aspectos y cuestiona cómo hemos terminado abandonando pilares esenciales de nuestra propia constitución. 

Esta forma de ver las cosas le hizo digno de fuertes sarcasmos de Voltaire, que lo situaron como un defensor ingenuo del llamado ‘buen salvaje’ y del estado natural, pues se trataría de “un estado que ya no existe, que acaso no haya existido jamás, que probablemente nunca existirá y del que, pese a todo, hace falta tener nociones justas para juzgar nuestro estado presente”. 

En su Discurso sobre la economía política trae a colación el concepto de la ‘voluntad general’, una idea que, en su momento, se plantea como revolucionaria, pues afirma que dicha voluntad general “es la fuente de las leyes, al mismo tiempo que la regla lo justo e injusto”. Es decir, una noción que contradice la regla predominante de que es el poder real el que determina estas leyes y esta justicia, comoquiera que en Francia todavía dominaba el absolutismo. 

Con su libro Confesiones, que apareció póstumamente, se convirtió en el fundador de la autobiografía moderna, como un ejercicio del desnudarse intelectualmente para explicar sus propias teorías acerca de la política, la moral y la educación. 

Su obra principal, Del contrato social o Principios del derecho político, de 1762, fue condenada a la hoguera por el Parlamento de París, pues controvirtió el derecho divino de los reyes, pidió para el pueblo el poder, guiado por el interés público, y propuso una religión civil que aboliera la intolerancia. 

Sus dos novelas fundamentales fueron Julia, o La nueva Eloísa, de 1761, y Emilio o De la educación, de 1762. Esta última también fue condenada a ser quemada por atentar contra la doctrina de la religión católica. Julia fue un éxito en ventas de la época. 

Rousseau nace en un mundo que está cambiando. El año  1712 está en los inicios del llamado Siglo de las Luces o de la Ilustración, la época en la cual el ser humano intentará hacer a un lado las brumas de la superstición religiosa y empoderar al máximo la razón. Hasta la indiscutible existencia de Dios fue puesta en cuestión en aquel momento.

Según Kant, en la Ilustración el ser humano deja de ser “menor de edad” para, por fin, “pensar por sí mismo”. 

Ser librepensador e irreverente son dos rasgos que todavía en tiempos actuales se conoce como herencia de aquel instante en que la humanidad prefirió la razón a la fe. 

No obstante, el pensamiento de Rousseau, que mereció enorme repercusión en la Francia del siglo XVIII, fue un contraataque venenoso del romanticismo contra el racionalismo clásico. 

Se lo recuerda también por el abandono de sus cinco hijos en un orfanato y su intensa vida amorosa. 

Pensamientos de Jean-Jacques Rousseau

  • Nadie puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo. 
  • No conozco mayor enemigo del hombre que el que es amigo de todo el mundo. 
  • Ser adulto es estar solo. 
  •  La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla. 
  • El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas. 
  • Trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social. 
  • Rico o pobre, poderoso o débil, todo ciudadano ocioso es un ladrón. 
  • La falsedad tiene infinitas combinaciones, pero la verdad tiene solo una forma de ser. 
  • Siempre es más valioso tener el respeto que la admiración de las personas. 
  • La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna. 
  • El hombre que más ha vivido no es aquel que más años ha cumplido, sino aquel que más ha experimentado la vida. 
  • El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe. 
  • La razón nos engaña a menudo, la conciencia nunca. 
  • Prefiero ser un hombre de paradojas que un hombre de prejuicios.

¿Cómo obtener la colección completa?

Del número 2 en adelante tienen un costo de solo $6,99. Usted puede adquirir la colección completa con beneficio exclusivo al ser socio de El Club de Lectores de EL UNIVERSO. Asegure su colección llamando al 1800-342746. 

Próximas entregas:

Filosofía helenística: 12 de diciembre

Hannah Arendt: 19 de diciembre (I)

Fuente: EL UNIVERSO https://www.eluniverso.com/entretenimiento/2019/12/03/nota/7632092/jean-jacques-rousseau-se-imagino-gobiernos-sociedad-futuro

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: