Ultimate magazine theme for WordPress.

El ISIS busca nueva plataforma: la Europol asedia su propaganda en Telegram

28

03/12/2019 20:55Actualizado: 03/12/2019 21:10

Durante años, la aplicación de mensajería Telegram ha sido el reino preferido de los terroristas del autoproclamado Estado Islámico (Daesh) para la difusión de su propaganda. Las miles de cuentas cambiaban de nombre, se enviaban nuevos links para unirse a grupos que se multiplicaban como granos de arena, y hasta un no iniciado en la investigación de los métodos terroristas podía navegar fácilmente de una cuenta de propaganda a otra. El Daesh aprovechaba este campo fértil para enviar comunicados, publicar sus vídeos y responder con rapidez ante cualquier atentado terrorista en todo el globo, adjudicándose autoría de muchos de ellos.

Sin embargo, esa luna de miel con una aplicación que ha pasado años haciendo la vista gorda parece que se ha acabado. Desde el pasado 21 de noviembre, los terroristas han ido viendo como cuenta tras cuenta, canal tras canal, eran eliminados de la plataforma. A veces, casi tan rápido como eran creados. Y no solo los canales de los principales medios de propaganda de los yihadistas, como Quraysh Media, Kilafah News, Nashir o la Agencia de noticias Amaq, sino también cuentas de simpatizantes de menor nivel o simples amplificadores. Esta ‘redada’ digital ha empujado a los del Daesh a buscar nuevas plataformas y redes más clandestinas o incluso, según advierten analistas consultados por este diario, a crear sus propias aplicaciones de difusión.

La mano detrás de esta persecución masiva de cuentas y contenidos terroristas en Telegram no ha sido otra que la de la Unidad de Referencia de Internet (IRU, por sus siglas en inglés), de la policía europea EUROPOL. Los pasados 21 y 22 de noviembre se reunió en La Haya con varios proveedores de servicios de internet, entre ellos Telegram, para organizar lazos de colaboración en la campaña cibernética contra el Estado Islámico. Esta campaña, liderada por el cuerpo policial europeo, ha logrado sofocar la distribución de propaganda del grupo terrorista e interrumpir, de manera bastante efectiva, las comunicaciones entre partidarios de los yihadistas.

Se trata de la operación más completa y amplia contra la ‘yihad online’ del Estado Islámico desde que los yihadistas encontraron su refugio ideal en Telegram a partir de 2015.

Las cifras son apabullantes: en un solo día a finales de noviembre (el 27), se suspendieron de golpe 10.345 cuentas, canales o contenido terrorista, en un mes en el que no se pasaba de una media de menos de 100 suspensiones diarias. El día 21, la tendencia comenzó a cambiar: en tres días, se eliminaron 2.096, 2.959 y 3.516 cuentas, canales y contenidos terroristas, según cifras de ISIS Watch.

De golpe y porrazo, los terroristas del Daesh se han visto sin un púlpito desde donde propagar masivamente sus consignas y mensajes. Y su maquinaria propagandística y mediática, así como su capacidad de publicación de masas ha sido, aparte de la brutalidad de sus atentados, una de sus señas de identidad terroristas.

De una forma que no había hecho ningún grupo terrorista hasta entonces, Daesh logró explotar el poder de la tecnología para impulsar su fama en todo el mundo, y Telegram, como plataforma de mensajería cifrada, ha sido un campo privilegiado, que además “ha tardado mucho en activar protocolos o colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”, afirman analistas consultados.

“Regresaremos”

La respuesta del ISIS no se ha hecho esperar, y lo ha hecho hasta de forma oficial, más allá de diatribas en distintos medios afines. En un editorial publicado en su última ‘magazine’ Al Naba’, el grupo destaca la fortaleza de su aparato mediático y la capacidad de sus activistas y simpatizantes para difundir contenido a través de internet. Incluso si la presencia en línea del Daesh se ha restringido, “es solo cuestión de tiempo” que regresen, afirman.

“Vuestra campaña contra [nuestras redes de] Telegram complicará la situación, nos expandiremos a todas partes, los objetivos se ocultarán y se expandirán secretamente”, ha publicado por su parte el Quraysh Media Center.

De hecho, este es el riesgo inmediato de seguridad que ven los expertos. Al ser empujados a una mayor clandestinidad o, al menos, a un cambio de estrategia, las redes de infiltración en los grupos de Telegram de los terroristas que tenían los agentes de inteligencia han quedado deshechas. “Telegram estaba bastante infiltrado por las fuerzas de seguridad del Estado, y el nivel de Inteligencia al que tenía acceso era muy elevado. Llevará un tiempo desarrollar automatismos que permitan acceder a información de inteligencia de calidad”, explica a este diario un analista en yihadismo conocedor de las mecánicas del grupo.

Sin embargo, la primera consecuencia de esta ‘redada’ es muy positiva en el proceso de radicalización de nuevos terroristas: “Se ha disminuido el alcance e impacto de su mensaje, y dificulta el acceso de nuevos perfiles”

Matrioskas rusas

Lo que ha diferenciado esta campaña de otras organizadas previamente, escribe la directora del centro de monitoreo terrorista SITE, Rita Katz, es “la eliminación masiva de usuarios individuales y administradores, no necesariamente los canales, lo que se había demostrado inefectivo hasta el momento”.

En esta ocasión, la eliminación de cuentas ha sido mucho más profunda, y acorde a la estrategia usual del propio Daesh en Telegram, donde la propagación de no solo comunicados, sino también de contenido afín a su ideología yihadista, está muy descentralizada. Aunque sus grupos y canales se cuentan por cientos, quizá miles, funcionan como unas ‘matrioskas’ rusas. En un primer nivel, casi asequible para todo el mundo, se pueden encontrar canales de difusión de los distintos medios, agencias y grupos afines al Estado Islámico, con distinto tipo de oficialidad y cercanía con el “corazón” del grupo. Algunos canales ni siquiera tienen relación en el terreno con los terroristas, sino que son más bien ‘fan boys’ (en árabe munasir) que generan contenido, desde vídeos a memes, que a veces es incluso publicado por los canales más oficiales.

Los canales aparecen y desaparecen, enviándose masivamente enlaces frescos a cada nuevo grupo, saltando de uno en otro. Sin embargo, hay niveles más profundos donde los canales y cuentas se van haciendo más selectas y con mayor cercanía o información de calidad sobre las estrategias del Estado Islámico. En los más ocultos, se han llegado a organizar campañas o incluso atentados en suelo europeo.

“[Al eliminar no solo canales, sino también cuentas y usuarios de todo tipo], Se puede poner control sobre cuáles son las dinámicas que conectan o interconectan a los diferentes individuos, cuáles son los individuos de interés y cuáles son simplemente consumidores”, añade el analista.

En busca de nuevas plataformas

La expulsión del Daesh de Telegram ha empujado al grupo terrorista hacia otras plataformas de mensajería y redes sociales más minoritarias y más difíciles de seguir, pero también menos eficaces en la misión de publicidad para sus mensajes.

La reivindicación del atentado de Londres parece confirmar el alcance de esa migración. El 30 de noviembre, la Agencia de Noticias Nashir, asociada a los del Estado Islámico, publicó la reivindicación de la autoría del atentado del día anterior en Londres en el que el terrorista Usman Khan apuñaló y mató a dos personas antes de morir bajo el fuego de la Policía británica en pleno Puente de Londres, en la red de origen ruso TamTam. También lo hicieron en Telegram, pero dos significativos minutos después.

Ya en los primeros meses de 2018 los medios asociados al Daesh intentan una migración a TamTam, que terminó fracasando por la campaña de suspensiones de cuentas ejercida por el propio equipo de moderación de la aplicación. No parece que en esta ocasión estén teniendo mejor suerte. En apenas una semana, TamTam ha eliminado cientos de cuentas denunciadas por activistas online anti-Daesh. Una rapidez que contrasta con la actitud de Telegram, que durante años ha decidido hacer la vista gorda con la desmedida multiplicación de cuentas, canales y chats relacionados con el grupo.

La tendencia, sin embargo, ha cambiado. “En el último año y medio, Telegram ha realizado un esfuerzo considerable para erradicar estos abusos de su plataforma reforzando su capacidad técnica para contrarrestar contenido malicioso y estableciendo una estrecha asociación con la Europol”, señalan desde el cuerpo policial europeo.

Otras plataformas donde se ha detectado en la última semana un crecimiento de cuentas cercanas al Daesh han sido Riot (que ya había sido abordada por los del ISIS en 2017, para ser expulsados inmediatamente) o RocketChat, a la que también habían tanteado en 2018, sin mucho éxito dada la escasa popularidad de la plataforma.

¿Construir una propia?

Pese al alcance de la campaña de Europol, no se ha conseguido expulsar totalmente a los yihadistas de Telegram, por lo que los expertos advierten que es necesaria una campaña sostenida en el tiempo para evitar que terminen regresando a la aplicación de mensajería.

Otras opciones, por supuesto, es que sea el propio ISIS el que acabe creando una plataforma propia, algo que ya ha intentado en anteriores ocasiones con diferentes grados de éxito.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/mundo/2019-12-03/ahogado-por-telegram-el-isis-busca-otras-aplicaciones-para-seguir-con-su-propaganda_2362587/

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: