Ultimate magazine theme for WordPress.

Revolución española en Ruanda

73

De Fuenlabrada a Butare, ciudad a la que pertenece el Mukura Victory Sports, hay algo más que 8.108 kilómetros. Hay un reto por el que luchar y un sueño que conquistar: el de convertirse en entrenador profesional de fútbol y demostrar, aunque sea muy lejos de tu casa o de tu gente, y en un país con escasa tradición histórica de fútbol, que aquello para lo que llevas años preparándote se puede hacer realidad.

El protagonista de esta enésima historia asombrosa del maravilloso deporte llamado fútbol es Tony Hernández. A simple vista parece un episodio más en el que un loco del mundo de la pelota se marcha a un país lejano para entrenar a un equipo. El atractivo llega cuando ése no es otro que Ruanda y cuando la forma en la que esa oportunidad le ha llegado a nuestro protagonista ha sido a través de un portal llamado ‘futboljobs’.

El inicio se dio el pasado verano: Tony comenzaba la pretemporada con el juvenil de división nacional del Illescas, como segundo entrenador y preparador físico, cuando, a través de la plataforma líder en el mercado de empleo de fútbol, le llegó la oferta de entrenar en Ruanda y le pusieron en contacto con un manáger del Mukura. “Cuando me hicieron la propuesta de entrenar ni yo mismo sabía como estaba el país, porque las noticias que llegan a Europa no son del todo positivas ni tranquilizadoras. Así que me informé, se lo expliqué a mis padres, me fui para allá y comencé a entrenar con el equipo”, recuerda.

En un primer momento llegó como segundo entrenador del equipo, pero el que ejercía como técnico principal le ofreció las riendas de la plantilla tras una pretemporada desastrosa en la que habían perdido todos los partidos. Necesitaban ganar para acometer un cambio que no tardó en llegar, ya que terminaron ganando la Supercopa de Ruanda contra todo pronóstico, levantando rápidamente la expectación de todo el fútbol del estado, incluida cierta prensa que catalogó su labor como Spanish Revolution.

En un fútbol en el que lo que prima y destaca es el aspecto físico, Tony llegó a Ruanda con ideas, sistemas y planteamientos hasta ese momento desconocidos por buena parte del fútbol africano. “Por ser español se pensaban que iba a ser como Del Bosque y que iba a practicar el tiki-taka nada más llegar”, cuenta el entrenador español, en conversación con Primera Plana. Sin embargo Tony se puso manos a la obra, cambió el sistema de juego por completo, comenzaron a salir las cosas bien y su nombre empezó a aparecer en todos los titulares. El Spanish Football había llegado a Ruanda.

Esa fama inmediata le costó ser apartado por el citado entrenador principal durante un mes. Comenzó la temporada, el equipo empató los dos primeros partidos ante dos conjuntos inferiores y el club, animado por toda la plantilla, y con la prensa presionando reclamando su vuelta, decidió retirar al entrenador principal y dar definitivamente a Tony el control total y absoluto.

Y de repente todo cambió. El Mukura empezó a ganar practicando un fútbol vistoso, basado en el toque e inspirado en el juego que dio a la selección española sus éxitos entre 2008 y 2012. Su papel como entrenador va mucho más allá de sus funciones futbolísticas. Tony tiene un contacto continuo con sus futbolistas fuera de los terrenos de juego, algo que se plasma a la hora de jugar. “Me gusta ser cercano a ellos y en el campo me transmiten esa cercanía. Cada vez que el equipo marca un gol, vienen a celebrarlo conmigo, me sienten como el jugador número 12″, cuenta orgulloso Tony.

Y con trabajo los resultados no iban a tardar en llegar. El equipo consiguió encadenar cuatro victorias seguidas, colocándose líder por delante de los equipos que pertenecen al cuerpo del ejército o de la policía, y de un histórico como el Rayon Sport, llamados a ser los favoritos para pelear de principio a fin por el campeonato.

Con un balance de seis victorias, dos empates y dos derrotas, el Mukura actualmente es cuarto, a un punto del tercero y a tres del liderato. Y al entrenador de Fuenlabrada ya le conocen en toda Ruanda, hasta el punto de que sus funciones como técnico no han pasado desapercibidas para la Federación de Fútbol del país, que, viendo que su selección se encuentra última en el grupo de clasificación para la Copa de África, le ha señalado como posible candidato a ocupar el banquillo del combinado nacional.

Tony se siente respaldado a todos los niveles por la entidad, por sus jugadores, por la prensa, que tiene mucho poder y ejerce mucha presión, y por todo el país. “En el club van a muerte conmigo y tienen plena confianza en mí porque sienten que estamos haciendo cosas que no habíamos hecho hasta ahora, y que eso deriva en que los grandes nos tengan miedo ya”.

Una historia valiente de un amante del fútbol al que la vida le sonríe lejos de su casa, haciendo aquello con lo que disfruta y cumpliendo el sueño de ser entrenado.

Suscríbete a la Newsletter de Fin de Semana de MARCA y recibe en tu correo electrónico, sábados y domingos a primera hora de la mañana, los reportajes, entrevistas y gráficos en profundidad de MARCA y los de su suplemento dominical ‘Primera Plana’.

Fuente: Marca https://www.marca.com/primera-plana/2019/11/30/5ddbfe52ca4741ae618b45a1.html

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: