Ultimate magazine theme for WordPress.

Familia gana demanda millonaria

30

Un jurado federal otorgó $13.2 millones a la familia de un hombre de 32 años que murió asfixiado en un enfrentamiento con policías de Anaheim hace tres años.

Un jurado federal en Los Ángeles encontró que los agentes utilizaron fuerza excesiva y violaron los derechos constitucionales de Fermín Vincent Valenzuela Jr. cuando los oficiales usaron lo inmovilizaron por el cuello para someterlo el 2 de julio de 2016. El miércoles, el jurado otorgó a la familia los $ 13.2 millones en daños y perjuicios.

Los demandantes argumentaron que la ciudad no capacitó a sus oficiales adecuadamente en el uso de una llave, conocida como candado, para someter a un sospechoso. Los oficiales involucrados en el arresto y que fueron nombrados en la denuncia son Woojin Jun, Daniel Wolfe y Daniel González.

La querella sostuvo que Wolfe utilizó un “bloqueo de aire” en el cuello que lecerró las vías aéreas al sospechoso, una maniobra que sólo es apropiada cuando es necesaria fuerza letal. Los abogados de la ciudad argumentaron que se trataba de una retención de restricción carotídea, que restringe el flujo sanguíneo al cerebro, pero no a las vías respiratorias.

Los abogados de la familia señalaron que Valenzuela se quejó repetidamente que no podía respirar durante el forcejeo con los policías. Valenzuela murió ocho días después del incidente por complicaciones de la asfixia.

“Estamos respetuosamente en desacuerdo con la decisión, y creemos que el juicio no tiene justificación”, dijo Mike Lyster, portavoz de la ciudad.

“Nuestros oficiales respondieron al pedido de ayuda de una familia y tomaron medidas razonables al tratar con alguien que intentaba resistir, luchar y escapar”, dijo Lyster. “Nuestra policía tiene el deber de responder y comprometerse, y su única otra opción hubiera sido alejarse. Eso no es lo que la comunidad espera de nosotros cuando pide ayuda”.

Lyster agregó que “cualquier pérdida de vidas en nuestra ciudad es trágica, y somos los primeros en analizar de manera crítica cualquier encuentro. Lo hemos hecho y creemos que nuestros oficiales actuaron en el mejor interés de la seguridad pública. Vemos una gran desconexión con este resultado y con lo que nuestros oficiales y la comunidad enfrentaron ese día. Finalmente, este incidente habla de los devastadores impactos de las drogas en las personas, las familias y las comunidades “.

Según un fallo sobre el caso emitido en junio, el juez federal del Distrito Cormac Carney negó la moción de la ciudad para un juicio sumario, Wolfe declaró en una declaración que “no estaba capacitado para decir que la retención de la restricción carotídea podría causar lesiones”.

Wolfe también declaró que no podía recordar haber sido entrenado en la anatomía del cuello, dictaminó Carney.

Jun, quien sostuvo uno de los brazos de Valenzuela, testificó que no recordaba ningún entrenamiento “sobre qué buscar como señal de obstrucción de las vías respiratorias”, escribió Carney.

González, quien supervisó el arresto del sospechoso, declaró que no recordaba si su entrenamiento cubría cómo determinar si la restricción carotídea se aplicaba correctamente, dictaminó Carney.

En septiembre de 2017, la Oficina del Abogado de Distrito del Condado de Orange acusó a los oficiales de irregularidades durante el arresto.

La policía respondió alrededor de las 9:15 a.m., el 2 de julio de 2016, al reporte de que Valenzuela seguía a la madre de una persona frente a la residencia en Broadway y Magnolia Avenue.

Valenzuela se metió en la lavandería Coin ubicada en la carretera 221 de la Avenida S. Magnolia cuando vio a los oficiales. Estaba metiendo ropa en una bolsa de lona de una lavadora mientras los oficiales lo interrogaban.

Cuando los oficiales escucharon cristales rotos y vieron sangre, sospecharon que Valenzuela rompió una pipa de drogas, dijeron los fiscales.

La prolongada lucha con los oficiales se produjo cuando intentaron derribarlo con un Taser, golpes de bastón y técnicas de carótidea. Valenzuela se liberó en algún momento y desató una persecución.

Los fiscales notaron que Valenzuela pesaba 60 libras más que Jun y Wolfe, y sospecharon que consumía metanfetamina.

Los oficiales lo alcanzaron, pero Wolfe y Jun estaban exhaustos cuando González llegó a la escena para supervisar, dijeron los fiscales.

Valenzuela se ahogó durante unos 15 a 20 segundos antes de comenzar a hacer ruidos extraños. Los intentos de revivirlo en la escena no tuvieron éxito y el hombre nunca recuperó la conciencia, dijeron los fiscales.

Tenía anfetamina, metanfetamina y cannabinoides en su sistema, según los fiscales.

También tenía un largo historial criminal de cargos relacionados con drogas, resistencia al arresto, crueldad intencional hacia un niño, violencia doméstica, robo, robo de identidad, conducir bajo la influencia de drogas y violaciones de libertad condicional.

Fuente: Noticiero Telemundo 52 http://www.telemundo52.com/noticias/local/Familia-gana-demanda-millonaria-en-caso-de-fuerza-excesiva-565305632.html

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: