Ultimate magazine theme for WordPress.

‘Terminator es la entrada a un mundo nuevo’: Natalia Reyes

27

Mientras descansaba en un casa de la isla Tierra Bomba, Natalia Reyes (Lady, la vendedora de rosas y Pájaros de verano) contestó una llamada a su celular. Era la voz del director Tim Miller, en la que le anunciaba que había sido escogida para coprotagonizar la película Terminator: destino oculto (Terminator: Dark Fate, su título en inglés). Apenas colgó, Natalia, de 32 años, recordó la conexión especial que había tenido con Linda Hamilton, la protagonista de las dos primeras entregas, y cree que ella fue decisiva para que la escogieran para el papel.

Durante una escala en Bogotá, la actriz recibió a EL TIEMPO en su apartamento y habló de los pormenores de la producción, su relación con el elenco y el director, y lo que significa entrar al circuito de Hollywood.

Está a punto de debutar con una película en grandes ligas, qué nos puede adelantar del personaje de Dani Ramos, al que interpreta.

Dani Ramos es una chica mexicana, tiene una vida normal, corriente, es la menor de su casa, tiene a su papá y a su hermano, ama a su familia, es supertrabajadora, es una persona que no tiene filtro, que dice lo que piensa, y llega un día a trabajar y se encuentra con que, de repente, hay un terminator, un robot que la está persiguiendo para matarla y es una situación en la que jamás pensó estar. Y ese es el viaje básicamente de la película, cómo llegan McKenzie Davis y Linda Hamilton (Grace y Sarah, respectivamente) a intentar ayudarla. Todo es ese viaje de intentar descubrir por qué ella, que tiene una vida normal, está siendo perseguida por un robot.

¿Alguna vez pensó que iba a estar en esta saga?

Jamás me imaginé hacer una película al lado de Arnold Schwarzenegger, en Hollywood, siempre soñé con el cine, el cine siempre ha sido una gran pasión, es lo que más feliz me hace. Toda mi historia en el cine ha sido de cosas más independientes y esto es un reto y me exigió aprender un nuevo lenguaje.

¿Y cómo le pareció la experiencia de pasar a un cine de gran presupuesto, grandes estrellas?

Fue un cambio grandísimo, venía de hacer Pájaros de verano en La Guajira, con Ciro (Guerra) y con un equipo que es familiar, otro tipo de película, otro tipo de historia, de manejo dentro del set, y llego a esta megaproducción. La cantidad de personas trabajando detrás es impresionante, el nivel de profesionalismo es muy de especialización. Cada una de las partes de rodaje tiene un grupo de profesionales de algún lugar del mundo. Ese nivel de especialización y profesionalismo te sorprende.

Jamás me imaginé hacer una película al lado de Arnold Schwarzenegger, en Hollywood, siempre soñé con el cine, el cine siempre ha sido una gran pasión, es lo que más feliz me hace

Hay una particularidad en esta película y es la cantidad de protagonistas mujeres y actores de habla hispana…

Creo que es un reflejo de la realidad, el mundo está cambiando y Hollywood lo está demostrando. Los latinos hemos estado relegados siempre a un tipo de personajes, a un tipo de películas y de repente la comunidad hispana en Estados Unidos está creciendo y también las mujeres. En esta película ves a tres protagonistas mujeres.

Los latinos estamos llegando a ser personajes lejos de los estereotipos. Una de las cosas que más me gusta de la película es esa diversidad, no solo con los latinos, sino mujeres, y que hayamos rodados en tantas partes de mundo, con un equipo de producción de todos los países, había como una ‘Babel’.

¿Qué tiene esta nueva entrega, diferente a las otras, para verla?

Han pasado cinco, pero ellos consideran una pesadilla lo que pasó con las otras películas, porque James Cameron no estaba involucrado, porque Linda Hamilton no estaba, ellos vendieron la franquicia, consideran que esta película es la continuación de la segunda, es decir sería como la continuación de Terminator: el día del juicio, la tercera entrega oficial de James Cameron, de este equipo original. Lo que me gusta de esta es que han pasado 35 años desde la primera Terminator y lo estamos evidenciando, cómo han pasado esos años en Sarah Connor, en el personaje de Arnold, en el mundo.

Es una combinación, para mí perfecta con la Terminator clásica. Creo que van a encontrar los ingredientes icónicos de la franquicia. Van a encontrarse con una película que tiene la esencia de Terminator, pero actualizada a esa relación que tenemos hoy con la tecnología. James Cameron siempre ha sido un visionario y hace 35 años nos estaba advirtiendo de cómo la tecnología se iba a empezar a apoderar de muchos espacios de nuestras vidas y hoy no es ciencia ficción, ya no es el futuro, sino lo que estamos viviendo, qué tan dependientes somos hoy de nuestro celular, del computador, cómo somos de ‘inútiles’ cuando no tenemos internet. Es una película que es más relevante hoy que nunca.

¿Cómo es trabajar con James Cameron?

Es un visionario, un hombre brillante y una persona que está muy pendiente de sus creaciones. Terminator es su bebé, su joya, y estuvo muy encima de los textos, de las relaciones de los personajes, de todo el proceso de la película. Es un señor supremamente exigente que controla cada detalle, y creo que por eso de ahí surge su éxito.

¿Qué tipo de experiencias le deja Hollywood a una actriz colombiana?

Todavía me cuesta creerlo. Es una combinación de muchas condiciones que se dieron para que resultara este personaje, es una demostración de que el mundo ha cambiado y de que sí se puede, que nosotros mismos nos ponemos como unas taras en la cabeza, límites de pensar hasta dónde podemos llegar y qué es posible y qué no, y esto es una demostración, para mí como actriz y para todos los actores, para todos los latinos, de que sí es posible, que podemos llegar a esos lugares a los que antes pensábamos que no teníamos cabida.

Esta es la puerta de entrada a un mundo nuevo y la idea es aprovecharla para seguir trabajando, para seguir haciendo películas

¿Le exigió mucho físicamente la producción?

Sí, es un tipo de película que tiene un nivel de presión y de exigencia no solo física sino mental y emocional, son seis meses de rodaje, de muchos viajes, de dormir poco, de estar trabajando en un país desconocido, en un idioma que no es el mío, con un equipo con otra escala, con otro tipo de lenguaje. Es una experiencia de llegar a conocer ese mundo tan distinto y de mucho entrenamiento físico, de muchos ensayos de dobles de acción, de las escenas de acción. Nos levantábamos temprano para un entrenamiento, mucha acrobacia, entrenamientos con armas, con especialistas.

Y la relación con Tim Miller, el director…

Lo amo, con toda mi alma, tuve mucha suerte de que mi primera experiencia con una película tan grande fuera de la mano de alguien como él, es el hombre más generoso, es divertido, tiene un gran sentido del humor, en el set pone la mejor actitud, es paciente y tiene claro lo que quiere. Me encantó trabajar con él.

Estuvo con superestrellas, Arnold y Linda, ¿cómo le fue con ellos?

Con Linda, desde el día que la conocí, que fue además haciendo uno de los castings en Los Ángeles, fue amor a primera vista, nos amamos mutuamente. Ella fue fundamental en la decisión de que yo quedara en la película, digamos que ‘votó’ por mí, es una mujer amorosa y generosa con la gente en el set. A ella le debo mucho de su experiencia, verla actuar, compartir escenas con ella. Me inspira a seguir haciendo lo que hago. Arnold es un personaje legendario, una leyenda, un hombre inteligente, con un gran sentido del humor, le gusta estar en el set y jugar ajedrez y comer helado, le gusta disfrutar la vida y hablar de política y del medioambiente, está muy preocupado con el tema del cambio climático.

¿Piensa seguir en Hollywood? ¿Hay propuestas?

Esta es la puerta de entrada a un mundo nuevo y la idea es aprovecharla para seguir trabajando, para seguir haciendo películas, abrir ese mercado, una audiencia a la que no había llegado y esto me va a abrir las puertas. Sí es la entrada a muchos proyectos que vienen en inglés, pero quiero seguir en contacto con Latinoamérica y Colombia. Hay un momento importante con los directores latinoamericanos.

La cinta que rodó con Nicolas Gage

Natalia Reyes también terminó de rodar, antes de Terminator, una cinta con Nicolas Cage. Y nos contó acerca de ella: “Apenas van a estrenar la película. Se llama Running with thee Devil, gran parte fue rodada en Colombia. Quisieron contar el trayecto de una hoja de coca, de cómo una hoja de coca en el campo colombiano resulta siendo un gramo de cocaína en una discoteca en Estados Unidos, todas las vidas que afecta, todas las consecuencias sociales que tiene en un país el tráfico. Hice el personaje con Clifton Collins Jr., que interpreta a mi esposo, y fue una experiencia increíble”.

ORLANDO RESTREPO
Editor redacción domingo
EL TIEMPO

Fuente: ElTiempo https://www.eltiempo.com/cultura/gente/natalia-reyes-habla-sobre-su-experiencia-en-la-pelicula-terminator-427412

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: